Historia del Tequila

Leyenda del Rayo: Un día un grupo de indígenas se refugia dentro de una cueva ante una terrible tormenta, estando en el lugar se percatan de como un rayo proveniente del cielo rompe en dos una piña de agave, una vez terminada la tormenta, los indígenas salen asombrados ante el exquisito aroma que desprende el agave, uno de ellos se acerca y prueba la maravillosa miel que emanaba la planta compartiéndola con los demás.

Al cabo de un tiempo otro indígena regresa, al ver que la planta continuaba ahí, al probarlo cae en la cuenta de que el sabor era distintito y se percata que la bebida le daba cierta alegría. Es aquí cuando empieza la producción del mezcal, por este motivo los indígenas creen que el tequila es un regalo de los dioses o de la diosa Mayahuel.

Mitología azteca: Cuenta la leyenda que en el cielo vivía una joven hermosa llamada Mayahuel, una noche Ehécatl-Quetzalcóatl, visitó a esta joven virgen, con un susurro le hace una invitación a la tierra para unirse a él en un árbol de dos ramas.

La abuela al percatarse de la desaparición de la joven Mayahuel, baja a la tierra acompañada de demonios, quien al encontrar el árbol en el cual la pareja se había unido lo rompe en pedazos arrojándolo a los demonios para que se lo coman, Quetzalcóatl, la serpiente emplumada logró escapar, tiempo después regresa a levantar los restos de Mayahuel, los quema y lo entierra, pero al pasar el tiempo crece la primera planta de agave.

Mayahuel es representada con 400 pechos para alimentar a sus hijos con pulque blanco y es considerada el símbolo de la feminidad.